jueves, 30 de julio de 2015

ISAIAS ARDILA DIAZ, UN SACERDOTE HISTORIADOR que escribió sobre las raíces de la cultura guane y nos muestra en sus libros el camino para dar con nuestra identidad santandereana.

Resultado de imagen para isaias ardila diaz

La huella que dejó en los feligreses de numerosas parroquias de la Diócesis de Socorro y San Gil, son imborrables; el rastro que ha dejado en la historia con sus publicaciones sobre algunos municipios donde laboró, prevalecerá; Las señales que dejo en la recuperación de la historia de San Gil en el libro “San Gil 300 años”, el origen de la cultura santandereana lo plasmó en el libro, “El pueblo de los guanes”, así como otras en tantos libros, son y serán de consulta obligada para quienes, buscan en las paginas del olvido los hechos que nos remontan al pasado y encontrar algunas explicaciones del presente.

Sus publicaciones serán recursos de consulta para historiadores, antropólogos, sociólogos y politólogos, y quienes, en una palabra se inquieten por el origen de nuestra cultura santandereana, pues al sacerdote escritor le debemos el rescate  del origen, evolución y fin de la cultura de nuestros ancestros, los Guanes.

 

Para contribuir con lo que hay en la red sobre este insigne Zapatoca que ofrendó su vida con el sacerdocio a los católicos de la jurisdicción eclesiástica donde nació y estuvo incardinado, escribo esta historia.  Con esta motivación sigo escribiendo sobre personajes que han dejado huellas en las comunidades donde laboraron.

Le conocí en 1978 y en agosto de 1983 le entrevisté para el periódico JOSE ANTONIO en la edición 41, pagina 13. En ese entonces, escribí:

 

Desde niño jugaba con sus hermanos a celebrar la misa y hacer procesiones con ocasión de la semana santa; jugaba a ser explorador yéndose al campo a buscar piedras con formas de animales que fue coleccionando desde entonces, y luego de mas de medio siglo después se exhiben en el museo Guane que él mismo  organizó y dejó como prueba en el corregimiento de Guane, que la región del Guanentá, Socorro y Vélez hasta Leiva en Boyacá fue mar hace millones de años.

Resultado de imagen para isaias ardila diaz

 

VIDA Y OBRA SACERDOTAL

Mientras que en Colombia los liberales por primera vez fueron mayoría en el congreso, y el presidente Laureano Gómez declarara la paz interior  y  guerra en la frontera contra El Perú, y Guillermo León Valencia es nombrado presidente del congreso y se publicaba el libro de Fernando González, “Don mirocletes” que fue excusa para ser excomulgado por el arzobispo de Manizalez, y Charles Chaplin se casaba, Isaías Ardila Díaz era ordenado sacerdote en la Diócesis de Pamplona.

 

En los municipios de Cincelada y Coromoro lo recuerdan cariño; y en Puente Nacional, aun lo lamentan, pues fue el cura que dirigió la parroquia por pocos días, ya que algunos liberales, conociendo el origen y talante del cura, ordenaron poner un petardo en la casa cural en la que descansaba el levita, viéndose obligado a salir a hurtadillas para proteger su integridad.

Los mogotanos lo veneran pues fue el párroco que propició el desarrollo del municipio con la construcción de tres colegios:  Don Bosco, el agropecuario y la normal, además la casa del anciano, la casa de la comunidad, el teatro, el Hogar de Nazareth y el Amparo de Niños, y,  la conformación de la cooperativa de ahorro y crédito, entre otros,  en el transcurso de 15 azarosos años de trabajo pastoral que cambiaron el rumbo de este municipio fiquero.

Resultado de imagen para fotos de zapatoca santander

En Zapatoca, su tierra natal figura en la palestra de los reconocidos hijos de la ciudad levítica. Allí también dejó huellas. Dio por terminado el Ancianato, arregló el campo santo, fomentó la fe cristiana y contribuyó en las soluciones de los problemas que aquejaban a los campesinos en esa época.

Escribir sobre este insigne historiador es pertinente citar a los miembros de su familiar, personas  con destacados logros en Santander. Fueron 14 hermanos en el hogar de don Leónidas Ana Josefina. El Dr. Benjamín Ardila Duarte fue alcalde de Zapatoca, San Gil Y Barrancabermeja; Isnardo fue director del Instituto de desarrollo urbano del Distrito; Gerardo Ardila Díaz es el gestor de Ferretería Al Día; y fueron dos hermanas religiosas dominicas.

 DSC02251

Isaías Ardila Díaz murió pastoreando a los pobres a quienes instaba a ahorrar en vez de tomar guarapo y son precisamente esos pobres y sus descendientes que lo recuerdan como un cura con talla y talante, con brío y con autoridad de taita, con conocimiento y sencillez, con juicio y el don de servir sin condiciones.

EL PUEBLO DE LOS GUANES

Turistas nacionales e internacionales al visitar Barichara han contemplado la cristalización de las aspiraciones del padre Isaías Ardila: El museo Guane en el corregimiento del mismo nombre. Fue  este lugar donde pudo culminar sus investigaciones sobre los indios Guane plasmadas en el libro “El pueblo de los guanes”.

Reza este histórico libro: “ DE LA CONQUISTA ESPAÑOLA.

El primer conquistador que penetró en territorio de los Guanes fue AMBROSIO ALFINGER,, por orden del Emperador Carlos V, que a principios de 1528 celebró un tratado con los alemanes concediéndoles la conquista de las tierras comprendidas desde el límite de la gobernación de Santa Marta hasta Marcapana, hoy Venezuela. Es extraña esta concesión a los alemanes porque los españoles se creían dueños absolutos de todas las tierras comprendidas más allá del descubrimiento de Colón; en ese entonces Alfinger era agente en Santo Domingo de los grandes banqueros Welter y recibió de la Corona el nombramiento de Gobernador de las tierras cedidas a los alemanes. Nació Alfinger en Thalfinger, población cercana a ULM (Alemania); el nuevo gobernador pronto empacó maletas ilusionado por las noticias que se tenían de que los indígenas se bañaban en oro; con este pensamiento se hizo a la vela el 24 de febrero de 1529 llegando a Coro, en Venezuela, fundando en junio, de ese mismo año la población de Maracaibo. Después de casi un año de permanencia en Coro, emprendió, el primero (1º) de septiembre de 1531, el proyecto de llegar a los confines de Guane en compañía de Pedro Gutiérrez, soldado que impulsó a Alfinger a esta conquista, como también el valeroso capitán Bartolomé Hernández de León, que más tarde sería alcalde de Guane; en compañía de 40 jinetes, 120 hombres y muchos indios esclavos y después de muchas penurias y de encarnizadas luchas con los naturales que iban encontrando a su paso, llegaron al valle del Río de Oro, cruzaron sus aguas y ascendieron a la meseta de Bucaramanga, en los dominios de Guane.

La opinión más común y aceptada es que el reino de los Guanes cobijaba también el oriente de toda la meseta de Bucaramanga, ejerciendo dominio sobre Floridablanca, Piedecuesta y Lebrija. En su periplo por querer dominar las tierras del dominio Guane, encuentran inicialmente la belicosidad de los Yariguíes, que en encarnizadas batallas quedan muertos varios indígenas por la diferencia en armamentos de los expedicionarios al frente de los naturales; siguen su camino llegando a la laguna, que después se llamó de San Mateo; en este valle encontraron muchos caracoles y moluscos que hicieron las delicias de los expedicionarios, dándose a la llanura el nombre de “Valle de los Caracoles”.

 

Por las penurias de este viaje sin sentido, Alfinger ordenó a uno de sus más valientes capitanes, Estéban Martín, fue a inspeccionar un pequeño caserío de indios que habían divisado desde uno de los montes cercanos, con el fin de conseguir provisiones; el capitán se dirige al pueblo llamado “Elmene”, los naturales corren a defender sus tierras desatándose una carnicería que, como siempre, la ganan los invasores. Alfinger, al enterarse de la abundancia de los frutos hallados en Elmene, resuelve girar hacia esta región; los indios, al enterarse, prendieron fuero a los bohíos antes de huir, lo que obliga a los expedicionarios a refugiarse allí con bastante incomodidad, permaneciendo cinco días, reanudando la marcha escalando la cordillera, hasta llegar a las altas cumbres del páramo; el frío mortal y la soledad de esos terrenos dificultaron el paso de Alfinger y de sus huestes causando la muerte a muchos de los indios cargueros y a no pocos soldados. Después de muchas y penosas jornadas llegaron a Servitá en los dominios de Los Laches; allí descansaron unos días después de haber perecido muchos indígenas que llevaban como esclavos, como también muchos de los expedicionarios.

En su desesperación por lo agreste del terreno, Alfinger resuelve regresar a Coro, en Venezuela, poniendo fin a la idea de querer dominar a los Guanes y decidido a atravesar el Páramo del Almorzadero, llegando al valle que después se llamó del Espíritu Santo, donde más tarde sería fundada la ciudad de Pamplona, desciende por las orillas del río, donde hoy se encuentra la ciudad de Chinácota, guiándose siempre en busca del lugar de dónde habían salido a esta heroica, pero loca expedición.  Pero los enfurecidos Chitareros impidieron el paso del, ya mermado pero intrépido grupo de Alfinger y después de una encarnizada lucha lograron clavar una de sus flechas en el cuello del jefe enemigo, Alfinger, quién murió días después; sus compañeros, afligidos por la muerte del caudillo sepultaron piadosamente su cadáver junto a un frondoso árbol, colocando el epitafio siguiente: “En Alfinger fue nacido una ciudad de Alemania. Tierra bárbara y extraña tiene mi cuerpo escondido en medio de esta montaña. Muerto de crueles manos de los placeres humanos no llevó mejor placer que morir donde ha de ser habitación de cristianos.”.

Es muy difícil hacer un juicio imparcial y justiciero de este varón, a quien muchos historiadores llaman “el cruel de los crueles”, culpándolo de atrocidades con los indios, pero es justo reconocer que fue un hombre de una intrepidez asombrosa; a su actitud cruel, causa común a todos los conquistadores unió rasgos de verdadera nobleza, que para concluir, podemos decir que, “persona bien nacida y eminente, y cuya dirección y valentía se puede bien decir, ser excelente”.

CORDILLERA DE LOS COBARDES

MARTIN GALEANO CONQUISTA LA PROVINCIA DE GUANE

Ambrosio Alfinger fue ciertamente el primero que con sus huestes puso el pie en las tierras de los Guanes; pero la historia, con toda verdad, consagra el nombre del Capitán MARTIN GALEANO, como el verdadero descubridor de los dominios del gran Cacique GUANENTA; después de la cruel muerte infligida a su jefe Alfinger por los Chitareros, Martín decide salir a la conquista de los Guanes y el 21 de enero de 1540 inicia su marcha llegando tres días después al pueblo de POASAQUE donde encuentran al Cacique CORBARAQUE; Galeano finge amistad con los naturales, para así apoderarse de sus tierras, condicionando la amistad al vasallaje al Rey y a la entrega de los tesoros de aquellos, logrando hacer con ellos mutuas promesas de paz, siendo las condiciones siempre desiguales, con la balanza pegada al suelo para los indios, que perdían su libertad y juraban obediencia a un señor de ultramar, conocido solamente por las humillantes cargas que les imponían sus representantes. Galeano, siempre en camino hacia la tierra de los Guanes, se encuentra con el Cacique BABASQUEZA y más adelante con el Cacique POIMA que, como el primero, lo recibe amistosamente y obsequia a los invasores con el fruto de sus campos y le brinda el vino generoso de los Guanes; en todas las tierras iban tomando posesión a nombre del Rey y les ofrecía buen trato a los naturales si se sometían; de lo contrario, se les amenazaba con arrasar sus pertenencias y llevarlos a la muerte.

Galeano, con sus infantes, desciendo luego por el cauce del Río Mochuelo (hoy llamado el Fonce), encontrándose con un poderoso y rico Cacique llamado MACAREGUA, jefe de una poderosa tribu que, ante la noticia de la llegada de los españoles, se habían convertido en un poderoso ejército, que bien ordenados y ardidos de furor no retrocedieron ante sus atacantes, sino que les hicieron frente logrando dar muerte al español Pedro Vásquez, que presuntuoso se adelantó a lo demás con el ánimo de ensartar en su lanza a uno de los más valientes indígenas; los indios arrastraron su cadáver y lo llevaron, como señal de triunfo hasta la puerta de la mansión del cacique.

El sacrificio de Vásquez enardeció a los españoles trabándose entonces una de las más terribles batallas, en las cuales las armas españolas obtuvieron la victoria; en el campo de combate quedaron muchos indios muertos y muchísimos heridos, y como botín para los intrusos mucho, pero mucho oro, tanto que les permitió herrar sus caballos con “oro bajo”; de todas maneras la belicosidad de los naturales al mando de MACAREGUA y de las gentes de las tribus vecinas hizo que los 3 conquistadores se vieran obligados a cambiar de ruta. Galeano y su gente se dirigen entonces hacia el suroeste llegando a un pueblo de nombre GUANENTA; toda la confederación de cacicazgos de Guane estaba enterada de la invasión de los españoles, y los indios, justamente enfurecidos, lucharon con enloquecido arrojo comandados por el CACIQUE GUANE o GUANENTA; los Guanes tocaban sus trompetas de caracoles, levantaron una espantosa gritería y además de disparar sus dardos y flechas envenenadas, arrojaban grandes piedras hacia la hoya del río, para impedir el avance español. Estos, al ver el ardor de los indígenas, tan bien atrincherados, se unieron en un solo escuadrón y resolvieron hacer a los naturales, muy inferiores en armas y en estrategia militar, una artera jugada: dejaron en el frente de batalla unos pocos soldados con algunos indios amigos, y el resto de los arcabuceros y toda la caballería dieron la vuelta y sorprendieron a los indios por la espalda, atacándolos con tanta crueldad que quedaron tantos muertos y heridos que fueron pocos los que escaparon; Luego los vencedores recogieron todo el botín, particularmente varias piezas de oro que traían los muertos. Allí cayó el gran CACIQUE GUANENTA, quien ofrendó su vida en defensa de los suyos, marchando con ellos a la vanguardia para infundirles valor y como el más esforzado y mayormente preocupado por el bien y el honor de su raza. Nuestro gran poeta curiteño y guanentino, Ismael Enrique Arciniegas, idealizó con brillante pluma y viva imaginación el fin glorioso de este gran señor: “Después de tres combates iba en derrota. El día brillaba en Macaregua como una llamarada y contra pedregones, en la árida hondonada el Chicamocha, en blancas espumas se rompía.

Guanentá con su gente el peñascal subía haciendo rodar piedras, la ira en su mirada; Galeano y sus soldados siguieron la jornada por entre los barrancos de la agria serranía. Ante los arcabuces, su fila ya deshecha subió el Cacique a un risco bañado en resplandores; Y cuando ya en su aljaba faltó la última flecha, su airón de rojas plumas despedazó bravío el arco de macana lanzó a los invasores y de un salto, sobre ellos, precipitose al río”. Terminada la hetacombe, el grupo de Galeano y sus caballeros marcharon a otro pueblo llamado BUTAREGUA, de fértiles tierras y con agua abundante y tan bien repartidas en acequias, que llamó mucho la atención de los hispanos. Los indios butareguas no esperaron a los españoles, pues ya sabían de la crueldad que habían mostrado con sus vecinos de Guanentá; abandonaron sus chozas y se fortificaron en la parte alta, en las cuevas y salientes de la peña de Butaregua.

Los españoles, con táctica malévola, simularon subir hacia ellos, y estando ya cerca de la parte alta, se devolvieron, haciendo creer a los indios que lo hacían por temor a ellos. Así lograron que éstos descendieran en su persecución hacia la parte baja, donde era más fácil combatirlos; Galeano y sus acompañantes los embistieron sacrificando muchos indígenas: los pobres indios, viendo los estragos sufridos entraron en concierto de obligada paz con Galeano, quien los prometió dejarlos en usufructo de sus ricas tierras. Este pacto de amistad fue pronto conocido por los cacicazgos vecinos, que recibieron muy bien a los invasores. Debemos anotar que ninguno de los historiadores mencionan víctimas españolas en estas batallas, a no ser la de Pedro Vásquez; pero sí cuentan de los numerosos indios que murieron en defensa de sus tierras y de sus derechos naturales y sacrosantos, entre ellos el inmortal Cacique Guanentá y señor de las tierras de Guane.

ENCUENTRO CON EL VALEROSO CHANCHON

Prosiguieron de Bócore hacia arriba, pero no con el mismo éxito obtenido en los pueblos últimamente recorridos. Los indios de CHAGUETE y BOCORE no opusieron resistencia, sino que prometieron sumisión dando muestras de generosa amistad. Los YANACONAS anunciaron a los conquistadores que se acercaban a un gran pueblo de un poderoso y temido Cacique: CHANCHON.

Galeano envió una embajada de veinte soldados y seis de caballería, para anunciar a los chanchotes que llegaban en son de paz y amistad; muy diferente parecer tuvo por entonces Chanchón, pues no sólo no vino de su voluntad, como los demás, a tratar de paz con los españoles, sino que despreció la embajada con arrogancia, atacando a los expedicionarios con palos y piedras, respondiendo los españoles con demasiada crueldad con espadas y lanzas no escapando ninguno, capturando al Cacique, que maniatado hizo compañía a los demás llevándolo hasta la presencia de Galeano, apaciguándose por el momento como un león enjaulado, el valeroso e imponente Cacique. Los españoles, ante las promesas y obsequios de todos los caciques anteriores y ante el prudente silencio de Chanchón, creyeron tener ya completamente dominada toda la provincia de los Guanes.

Cumplido ya el objetivo que se habían propuesto, Galeano y sus acompañantes resolvieron regresar a Vélez por la banda izquierda del Saravita (Suárez). Fray Pedro Simón cuenta que a su regreso de Guane, fueron “tan bien recibidos por el buen suceso de dejar la tierra de Guane en paz, sin haber perdido más que un soldado, ni peligrado ninguno”.

Es triste recordar que únicamente el español Pedro Vásquez fue muerto, y en cambio, fueron muchos los indígenas sacrificados bajo las lanzas y los caballos de los invasores.

Resultado de imagen para imagenes de esclavos de la nueva españa

Los indígenas nunca en su vida habían visto un caballo y mucho menos alguien montado en él, de modo que la sorpresa fue mayúscula, de tal modo que algunos los consideraban “dioses” y no tenían, por supuesto, la idea de cómo liberarse de ellos; esta circunstancia y la gran diferencia en armamento fue la consecuencia de la mortandad de los naturales en relación con la de los españoles.

Lo que no se imaginó Galeano fue que al dejar vivo y libre de movimientos al Cacique Chanchón, él vengaría, y en qué forma la humillación y muerte de sus hermanos. Cuando Galeano marcha hacia Vélez, deja al encomendero Alonso Guasón al mando de la encomienda constituida con Chanchón y sus subordinados; Chanchón finge amistad con el encomendero y logra escapar a sus antiguas tierras, que para ese entonces se habían encomendado a Jerónimo de Aguayo, quien la administraba desde Vélez; Aguayo no quedó satisfecho con el tributo que pagaba el monarca indio y sus vasallos, y resolvió enviar a tres soldados, para que de todas maneras, cobraran mayor impuesto al Cacique. El jefe indio los recibió con aparente mansedumbre y los alojó en una de sus viviendas y luego, sin que éstos lo advirtieran, reunió a cuatrocientos de sus vasallos, que se lanzaron de noche sobre los tres españoles, cuando éstos se creían más seguros.; naturalmente todos cayeron ultimados por los indígenas; el orgullo español se sintió profundamente herido al conocer, por medio de uno de los yanacones, que pudo escapar del asalto, la muerte de los tres soldados. En Vélez, a Galeano le causó gran revuelo esta noticia, angustiosa para los hispanos, pero satisfactoria, sin atreverse a manifestarlo, para quienes tenían que soportar la dura carga de los tributos reales y envió otro grupo mas numeroso de soldados, al mando del Capitán Juan de Rivera, quien hizo la guerra lo mejor que pudo con más excesos de rigor, que blandura; Chanchón y los caciques del territorio de los Guanes continuaron en su rebeldía contra los españoles y se negaron a pagar los tributos que se les exigían.

 

CACHER, nombre propio del gran Cacique Chanchón, previó la venganza española: reunió a todos los Caciques vecinos con huestes numerosas para tratar de resistir la furia de los españoles y aún alejarlos definitivamente del territorio Guane; el Capitán de Rivera envía un fuerte destacamento al mando de Pedro de Ursúa y al hallar a los indios listos para defenderse con un ejército de miles de guerreros, se lanza enfurecido sobre ellos, y con la superioridad incomparable de sus armas, y la majestuosidad de sus caballos, logra derrotarlos.

Los vencedores, orgullosos de su innoble victoria, se precipitaron sobre los pobres indios y efectuaron la matanza más 5 grande y vergonzosa de toda la historia de la Conquista, en donde murieron cientos de miles de indios en la porfiada lucha, recibiendo la quebrada, frente a la cual se libró tan encarnizada batalla, el nombre de “LA QUEBRADA DE LOS CINCO MIL”, nombre que aún conserva, como un homenaje a estos antepasados nuestros. (Esta quebrada está localizada entre El Palmar y El Socorro). El historiador Rodríguez Plata escribe que Chanchón sobrevivió a esta masacre, que el aguerrido monarca continuó defendiendo a los Guanes y llegó a enfrentarse, en posteriores ocasiones, cuatro veces con los españoles. Estos, al fin, lograron sorprenderlo en una emboscada y dar fin a la sublevación de los Guanes, después de nueve años de lucha, matando a los jefes indígenas y a su máximo conductor, CACHER o CHANCHON. De esta forma, la sangre de los CHALALAES, MACAREGUAS, BUTAREGUAS, GUANENTINOS, CHUAGUETES, TAMACARAS y CHANCHONES, corrió hasta convertir en ríos de sangre el Saravita; saltó hasta enrojecer la “Quebrada de los Cinco Mil” y voló hasta confundirse con la sangre de nuestros patriotas, para teñir de rojo nuestro pabellón nacional.

Chanchón, consciente de sus derechos y de los todas las tribus circunvecinas, confiado en su fortaleza, en su voluntad resuelta hasta el heroísmo y en el número y fidelidad a toda prueba de sus vasallos que lo amaban y admiraban, desprecia primero a Galeano y sus soldados; luego resiste a la ambición de los españoles, sacrificando a sus emisarios; lanza luego un grito de alerta a todos los Caciques y tribus de esta región, se ciñe el penacho de jefe supremo de los Guanes, en reemplazo de Guanentá que había caído en defensa de su pueblo; se enfrenta a un ejército disciplinado y con buen número de soldados de caballería, y llora la derrota de miles de sus combatientes y la carnicería despiadada que hacen de ellos; pero él, no se siente vencido, continúa luchando contra los invasores, hasta que cae, enrojeciendo su manto real con la sangre del martirio, sellando para siempre el dominio español en la Provincia de Guane y los caciques sobrevivientes y sus gentes desposeídos de sus tierras, sometidos como esclavos a un rey desconocido que reinaba más allá de los mares y que se creía dueño y señor absoluto de todas las tierras conquistadas”.

 

SAN GIL 300 AÑOS

 

El 13 de agosto de 1990 de dio a conocer el libro que el mismo sacedote escribio con motivo de los 300 años de La Perla de Fonce. La obra tiene el prologo del entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Jorge Carreño Luengas, en cuyo texto dice. “ Lees esta obra constituye para los amantes de la historia y para quienes vivimos en San Gil, un verdadero deleite espiritual. En prosa castiza, pulcra, diáfana y fluida, expone el autor todo aquello que su espíritu de investigador ha podido captar sobre la formación, desarrollo, evolución y progreso de nuestra ciudad, tratando multiples y complejos temas con sobrado dominio de la materia. Nos ilustra sobre el cacicazgo guane, la conquista del territorio por es español Martin Galeano, la fundación de la ciudad, sus primeros años de vida en la época de la colonia, su participación en la revolución comunera, su decisiva intervención en las luchas de la independencia, su vida en la primera republica, su influencia cultural y religiosa, sus rivalidades con ciudades vecinas y hermanas, hasta el gran desarrollo social, cultural y economico que ha alcanzado la ciudad hasta nuestros días, resaltando el prestigio de tantas cosas que viven en el pasado, pero que evocan con reminiscencias y añoranzas, para resaltar lso valores y virtudes de una raza”.

 

 

Se afirma que quien no conoce la historia, o no escudriña en ella, esta condenado a repetirla, y es en los libros en donde encontramos las diversas versiones sobre la historia, pues  la historia se escribe, según la visión de cada historiador.

 

 

 

 

 

lunes, 20 de julio de 2015

LOS ULTIMOS MACHOS

 

Resultado de imagen para hombres peleando con machetes

Con el legado temple de los revolucionarios caídos del cielo en estos lugares y fieles al mandato del honor y la valentía, sobre las áridas tierras salpicadas de matones de fique, junto a un caney, dos hombres sellaron la existencia de su generación.


En la hora cuando el sol cae perpendicular sobre la arena, el zarco y el cojo cumplieron la cita.

Ambos cavaron la tierra con furia sin pronunciar palabra.


El hueco debería tener tres metros de ancho por cuatro de alto y ninguno se detendría hasta terminarlo, solo deberían pensar en el momento de deshacer  sus bravuras en el interior del hueco, objetivo que lograron cuando el sol al día siguiente comenzó a guardarse sobre los riscos.


En ese instante no hubo atención para la extenúes y los cuatro ojos después de humillarse por largos años, se miraron por ultima vez.


-Creí que su cobardía le impedía batirse conmigo, cojo desgraciado¡

- Ni lo piense, soy macho para todos y me sobra para regalar, como una vez lo hice con usted.


- Miente malparido¡….yo fluí y he sido el único macho de mi mujer, además usted es un inútil y para esconderlo se inventó el sueño de la tercera pierna que pisa a las hembras.


- ¡ja¡ esta jodido y no halla que decir. Esta peor que los toches, y por ahí dicen que lo han visto tender la cama que otros revuelcan….


No se cruzaron mas ofensas y procedieron a desnudar los cuchillos de doce pulgadas que habían llevado toda la vida como un miembro mas de su cuerpo pendiente de la espalda; luego se rompieron la carne buscándose las vísceras  hasta convertir el hueco en un lodazal rojo.


Nadie vio ni escuchó nada y para siempre los machos quedaron en la sepultura cavada por sus propias manos.

 

sábado, 11 de julio de 2015

LAS CHIMINEAS DE LAS HADAS, UNA HERENCIA CULTURAL NATURAL DE LA HUMANIDAD


Las actividades volcánicas en la montaña, formaron La Capadocia.

DSC07701

DSCN1653


Las formas terrestres empezaron a formarse hace 23 millones de años. La lava, la lluvia y el viento trabajaron sobre las rocas convirtiéndolas en columnas conocidas hoy como Chimeneas de las hadas.



clip_image002

Aviso de entrada al museo natural de Göreme en el que encontramos Iglesias escupidas en las rocas, conventos, viviendas y formas cónicas de roca, conocidas como las Chimeneas de las hadas.(Foto de Cristian Torres, abril 2012). Este museo es reconocido por la UNESCO como uno de los lugares con extraordinaria belleza natural.


Estar en Anatolya-Turquía- y no visitar la Capadocia, es como ir a Roma y no visitar la capilla Sixtina; es ir al Perú y no conocer machu picchu; es ir al DF en México y no visitar las pirámides de Teotihuacán; es ir a Panamá y no conocer el canal o ir a Bonn en Alemania y no conocer la estatua de Beethoven. Por estas motivaciones abandonamos el mediterráneo y regresamos en Avión a Estambul para tomar otro vuelo que nos acercara a la región de Nesvehir reconocida por

 clip_image004la UNESCO como uno de los lugares culturales de una belleza natural extraordinaria en el mundo.


Desde 1986 el Estado turco protege la región como un parque Nacional en el que hay vestigios de vida desde hace mas de 23 millones de años con la formación de las formas terrestres antes del periodo Neógeno[1] en el cual se formaron los cónicos volcánicos[2] de los montes Erciyes[3] que junto con las montañas de Melendis y Hasan formaron las cumbres volcánicas más altas de Anatolia que sus actividades a través del tiempo dieron origen a La Capadocia[4].


clip_image006

Al fondo, una vivienda de varios pisos esculpida en un cónico volcánico que se yergue como testimonio vivo en la aldea en donde pernoctamos mientras nos extasiábamos recorriendo a pie, en carro y en globo esta maravilla natural conocida como Capadocia. (Foto de Cristian Torres, abril 2012)



En las fotos se puede apreciar al fondo un cono volcánico en el cual los humanos escupieron en la roca sus viviendas, hoy convertidas en lujosos hoteles para turistas habidos de pasar un par de noches en una caverna con paredes de piedra.

clip_image008

La región de capadocia tiene una ubicación estratégica por estar en el cruce de los caminos antiguos jugó un papel importante entre los Balcanes[5] y la Mesopotamia[6].

Las excavaciones arqueológicas en el siglo pasado dieron a luz la historia de Anatolya, región en la que se encuentra la colina artificial de Asakli que fue el primer centro habitado por humanos en la región. Ya en el siglo VIII a.C. se trabajaba el cobre en frio y al calor.

Esta región de Capadocia llamó la atención del mundo a mediados del siglo XX por sus construcciones en la roca, por sus formas naturales, por sus reliquias religiosas, por su importancia en el comercio mundial en otros tiempos, y en especial, por ser testimonio viviente de los estragos que se hace la naturaleza misma y la adaptación del hombre al medio.

clip_image010

Foto tomada desde una caverna ubicada en el parque natural de Göreme en Capadocia, desde la cual se aprecia en el horizonte otro cono volcánico que fue en los primeros siglos un convento femenino de la Iglesia fundada por Jesucristo.



Pareciera que en forma rápida, las predicaciones de San Pablo convirtieron al cristianismo a los griegos asentados en este valle, pero a mediados del siglo VII los ataques árabes al centro cristiano de Kauseri-Cesarea- obligaron a sus habitantes a emigrar a Capadocia en donde los primeros cristianos en el siglo I construyeron sus Iglesias y conventos en las rocas



clip_image012

Vista del valle de Kayseri en el que se puede apreciar el trabajo silencioso de la lava, la lluvia y el viento formando en el tiempo columnas en las cuales se puede apreciar el deterioro natural de la tierra través de los años.(Foto de Nauro Torres, abril de 2012).

 


Y refiriéndose al hombre, el profeta Isaías anunció: “y se meterá en las cavernas de las rocas y en las hendiduras de las peñas, ante el terror del SEÑOR y ante el esplendor de su majestad, cuando El se levante para hacer temblar la tierra”. (Isaías 2:21)



clip_image014

Pareciera que en forma rápida, las predicaciones de San Pablo convirtieron al cristianismo a los griegos asentados en este valle, pero a mediados del siglo VII los ataques árabes al centro cristiano de Kauseri-Cesarea- obligaron a sus habitantes a emigrar a Capadocia en donde los primeros cristianos en el siglo I construyeron sus Iglesias y conventos en las rocas. En la foto se puede apreciar a turistas de varios continentes a la espera para acceder a las capillas de los primeros cristianos, que por el aumento de los devotos, los lugares de oración también se fueron ampliando en extensión.


clip_image016

Conocer el pasado, ayuda a interpretar el presente y afrontar el futuro con alegría y verraquera porque cada uno está para cumplir una misión. El meollo del asunto es descubrir la misión y hacer siempre lo mejor para beneficio del todo y de todos. (Foto de Ximena León, abril, 2012).


clip_image018

clip_image020

clip_image022

Testigos mudos de las bellezas de la naturaleza y las maravillas hechas por el hombre a través de la historia. Capadocia, un lugar en donde se conjugan los efectos de la naturaleza, las creencias religiosas, las fuerzas comerciales que fortalecen a las ciudades, y los aportes de las culturas a través de los siglos.


clip_image024

Las imágenes anteriores son prueba fehaciente que el hombre para defenderse y proteger a la familia de las inclemencias del tiempo, de las guerras y de los castigos de Dios[7], tallaron sus viviendas en las rocas. Hoy estas viviendas vienen siendo adquiridas por alemanes, franceses y españoles para convertirlas en hoteles que reciben turistas de los tres continentes hambrientos de experimentar y ver en una sola región las huellas de varias culturas y los efectos en la tierra de los cambios climáticos con el paso de los años.


clip_image026

Aspectos de una vivienda tallada en la roca. Se pueden apreciar, los accesos, las ventanas, los depósitos de agua y las comodidades que la familia disponía. (Foto de Nauro Torres, abril 2012).


clip_image028

Fotografía tomada en lo alto de una montaña en cuyo pie se aprecia una ciudad antigua tallada en las rocas, hoy en recuperaciones para hoteles, y en el otro costado, el desarrollo ordenado de una aldea con todas las comodidades del mundo de hoy. En los más de 3.000 kilómetros que anduvimos en auto, no vimos en los campos cercas para separar propiedades, tampoco casas aisladas, pero al menos cada 30 kilómetros encontramos aldeas con todos los servicios públicos, y en ellas, las mezquitas, centros religiosos, filosóficos y sociales para los habitantes del pasado y del presente.


En los más de 3.000 kilómetros que anduvimos en auto, no vimos en los campos turcos cercas para separar propiedades, tampoco casas aisladas, pero al menos cada 30 kilómetros encontramos aldeas con todos los servicios públicos, y en ellas, las mezquitas, centros religiosos, filosóficos y sociales para los habitantes del pasado y del presente.



clip_image030

Cada aldea tiene atractivos turísticos, y la población está organizada por ejes de producción. Encontramos poblados de tejedores en lana, en hilo, en seda. Vinicultores, hortelanos, talladores, pastores, cerealeros, etc. Y en cada poblado encontramos gente amable, servicial, creyente y muy trabajadora, orgullosa de su condición, su raza y credo.


clip_image032

Pero en todas, sin excepción observamos el respeto y la admiración por los ancianos a quienes se les considera las fuentes de la sabiduría y de las tradiciones familiares.


clip_image034

 

LAS CHIMINEAS DE LAS HADAS.


clip_image036

Las chimeneas de las hadas, que se ilustran en la foto, son formas terrestres que resultaron de las salpicaduras de lava de los volcanes, de las lluvias y los vientos mostrando en la cúspide una roca negra en forma de cono y en el tallo los diferentes colores que tienen otros estratos si se hiciese un corte a la corteza terrestre.

clip_image038

Al observar el estrato que se encuentra en el vértice de cada cono, ha impedido que el tallo de forma cilíndrica y lisa conformado por estratos blandos se deteriore con el paso de los siglos formándose de esta manera lo que se conoce como las chimeneas de las hadas de Capadocia.


Las chimeneas tienen diferentes formas y colores. Los colores resultan de las diferentes mezclas químicas del suelo convirtiendo el valle de Melendiz en un paisaje con belleza sin igual.

BREVE HISTORIA DE CAPADOCIA

Reza la historia que la denominación de Capadocia se usó por primera vez al final de siglo VI a.C. pues se encontró en un epígrafe perteneciente al rey persa llamado Derios (522.486 a.C.) como Katpatuka que significa “El país de los bellos caballos”. Pero el historiador romano, Plinius que vivió en el siglo I d.C escribió que el nombre se deriva del rio Delice.

clip_image040

clip_image042

clip_image044

Por las excavaciones realizadas, se cree que los humanos llegaron a Capadocia en el siglo VIII a.C. Construyeron sus casas y templos con adobes[8] y no sabían fabricar vajillas en barro, pero si plantaban el trigo y la cebada, cereales que se molían con piedras de molino y se cocinaban en hornos excavados en el suelo de las habitaciones. Pareciera que en ese entonces aún no se había domesticado la vaca y el cerdo y se tenía como costumbre familiar enterrar a los muertos en el suelo de las habitaciones en forma hocker-uno encima de otro, separados por arena o tierra-.

El artículo primario utilizado por el ser humano fue fabricado con el vidrio volcánico conocido como obsidiana. La región de Capadocia ha tenido abundantes minas de obsidiana alrededor de las montañas Erciyes, Hasandagi y Melindis, así como minas de sal, lo que facilitó el comercio entre la Mesopotamia del norte y las regiones de Anatolya.

clip_image046

clip_image048

La región de Capadocia vivió el periodo de bronce entre el 3200-1200 a.C. y fue en este periodo que se fundaron los estados provinciales, los humanos se juntaban para vivir-poblados- y se protegían con murallas y dentro de las ciudades tenían templos, palacios y construcciones especiales para el comercio.


En el periodo medio los anatolianos conocieron la escritura cuneiforme[9] por medio de los comerciantes. A finales del siglo II a.C. los habitantes aprendieron a hacer vajillas de arcilla cocinándolas y usaron por primera vez el cilindro como sello y el arte de la minería fue glorioso.

clip_image050

Hoteles incrustados y esculpidos en las rocas guardando la armonía de las construcciones milenarias existentes, aún en la Capadocia.

clip_image052

Casa de piedra se llama el hotel que reservamos por internet. Es de propiedad de jóvenes turcos educados en Alemania que han regresado al país y a la región para afianzar el turismo que se ha convertido en fuente de ingresos económicos para la región. En la foto inferior, la habitación que nos asignaron y que está dentro de la roca como se puede apreciar, sin embargo, tiene todas las comodidades de un hotel de lujo.

clip_image054

clip_image056

El mapa que nos sirvió de medio para movilizarnos en la provincia para conocer las riquezas históricas que hay en la zona, de las cuales conocimos muy pocas y serán motivo de entregas separadas en las próximas semanas.



Esta región tiene restos de varias culturas; por ejemplo en los siglos VIII y VII a.C., recibió la influencia de las civilizaciones de Asur y Frigia. A mitad del siglo VI a.C., fue ocupada por el rey de Persia llamado Kyros que provenía de una familia iraní y que gobernó hasta el año 333 d.C., cuando Alejandro el grande, rey de macedonia la invadió dando origen al periodo helenístico. Posteriormente después del siglo V d.C., Capadocia fue atacada muchas veces y con mas inclemencia en el siglo VII por los árabes quienes influyeron en la social y cultural de toda la región, pero en el siglo IX con el dominio bizantino la región gozó de cierto equilibrio dando origen a dos siglos de relativa paz en los que se empezaron las construcciones de las iglesias y monasterios rupestres.


LA PRESENCIA DE LOS TURCOS EN CAPADOCIA


A mediados del siglo XI la región fue dominio de los turcos quienes extinguieron todas las expresiones del imperio bizantino dando origen a las épocas actuales con marcada influencia turca en todos los aspectos de la vida humana.

Los turcos llegaron a habitar en grandes ciudades restaurando las existentes y creando otras. En todas adecuaron baños públicos, caravasares, mezquitas y se construyeron tumbas y las rutas comerciales hacia Irán e Irak resplandecieron llegando a Capadocia científicos y artistas de estos dos países y de Siria, dándose un periodo de oro en el que la paz se divulgó sin diferenciar lengua, región y raza dando origen a 10 siglos de paz duradera.



San Gil, mayo 19 de 2012.

[1] El Neógeno es una división de la escala temporal geológica que pertenece a la Era Cenozoica; dentro de ésta, el Neógeno sigue al Paleógeno y precede al Cuaternario. El límite Paleógeno-Neógeno no tiene gran importancia, ya que no se produjo ninguna extinción importante. Actualmente se considera que el Neógeno comprende sólo las épocas Mioceno y Plioceno, aunque una reciente propuesta de la Comisión Internacional de Estratigrafía (ICS) pretendía añadir las épocas Pleistoceno y Holoceno, continuando hasta el presente.
Los términos Sistema Neógeno (formal) y sistema terciario superior (informal) describen las rocas depositadas durante el período Neógeno, que abarca unos 23 millones de años. Durante el Neógeno los mamíferos y las aves se desarrollaron bastante. Muchas otras formas se mantuvieron relativamente estables. Tuvieron lugar algunos movimientos continentales, siendo el más significativo la conexión de América del Norte con América del Sur a finales del Plioceno. Además, durante el Neógeno el clima se enfrió, culminando en las glaciaciones del Cuaternario, y se produjo la aparición de los Homínidos.
[2] Un cono volcánico es una formación volcánica. Está situada en la parte donde el volcán expulsa el magma a la atmósfera, o la hidrosfera. Las eyecciones de una apertura volcánica se suelen amontonar generalmente formando un cono con un cráter central. Pero dependiendo de diversos factores como la materia expulsada en la erupción, adoptan diversas morfologías. Los tipos más comunes son los conos salpicados, los de toba, y los de escoria.
[3] El monte Erciyes (turco, Erciyes Dağı) es un macizo estratovolcán ubicado a 25 kilómetros al sur de Kayseri, Turquía. Esciyes es la montaña más alta en el centro de Anatolia, con 3.916 msnm. El volcán está fuertemente erosionado, pero puede que haya tenido su última erupción en fecha tan cercana como el año 253 a. C., como puede que esté representado en monedas de la época romana
[4] Capadocia es una región histórica de Anatolia central, en Turquía, que abarca partes de las provincias de Kayseri, Aksaray, Niğde y Nevşehir. Desde hace miles de años y hasta la actualidad, ha habido siempre asentamientos humanos en la región. Algunas civilizaciones antiguas florecieron aquí, como la hitita, y otras procedieron de civilizaciones europeas o de otras regiones de Asia Menor, y todas ellas han dejado su huella cultural en Capadocia.
Las características geológicas del lugar han dado pie a que sus paisajes se describan a menudo como "paisajes lunares". La tierra del lugar, llamada toba calcárea, ha adquirido formas caprichosas tras millones de años de erosión, y es lo suficientemente débil para permitir que el ser humano construya sus moradas escarbando en la roca, en vez de erigir edificios. De esta forma, los paisajes lunares están llenos de cavernas, naturales y artificiales, muchas de las cuales continúan habitadas.
[5] La península balcánica o península de los Balcanes es una de las tres grandes penínsulas del sureste de Europa, continente al que está unida por los montes Balcanes al este (cordilleras que han dado nombre a la península) y los Alpes Dináricos, al oeste.
Se encuentra rodeada de mares por tres de sus lados: el Adriático y el Jónico, al oeste; el Egeo, al sur; y el Mármara y elNegro al este. Al norte, se delimita la península generalmente por el curso de los ríos Danubio, Sava y Kupa. Está separada deAsia por los estrechos de Dardanelos y del Bósforo. Esta región comprende una superficie total de más de 550.000 km² y tiene una población de casi 53 millones de habitantes.
La península, administrativamente, pertenece a los estados de Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Grecia,República de Macedonia, Montenegro, Rumanía, Serbia (Kosovo incluido) y Turquía (la región europea de Estambul).
[6] Mesopotamia (del griego: Μεσοποταμία, meso-potamía, ‘entre ríos’, traducción del antiguo persa Miyanrudan, ‘la tierra entre ríos’, o delarameo beth nahrin, ‘entre dos ríos’) es el nombre por el cual se conoce a la zona del Oriente Próximo ubicada entre los ríos Tigris yÉufrates, si bien se extiende a las zonas fértiles contiguas a la franja entre los dos ríos, y que coincide aproximadamente con las áreas no desérticas del actual Irak. El término alude principalmente a esta zona en la Edad Antigua. Sus gobernantes eran llamados patesi.
[7] “y se meterá en las cavernas de las rocas y en las hendiduras de las peñas, ante el terror del SEÑOR y ante el esplendor de su majestad, cuando El se levante para hacer temblar la tierra”. (Isaías 2:21)
[8] El adobe es una pieza para construcción hecha de una masa de barro (arcilla y arena) mezclada con paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al sol; con ellos se construyen paredes y muros de variadas edificaciones. La más antigua ciudad conocida, Çatalhöyük, en Anatolia, del VII milenio antes de Cristo, tenía las casas construidas con adobes. En el Antiguo Egipto se empleó frecuentemente el adobe, elaborado con limo del Nilo, en la construcción de casas, tumbas (mastabas), fortalezas, e incluso palacios, aunque los egipcios también fueron los primeros en emplear la piedra tallada para erigir templos, pirámides y otras edificaciones monumentales.
[9] La escritura cuneiforme es la forma más antigua de escritura conocida por la humanidad. Desarrollada por los pueblos Sumerios (actuales Irak e Irán) alrededor del cuarto milenio antes de Cristo, es decir hace más de seis mil años. Se trata de tablas de arcilla divididas en columnas en las que, con un punzón afilado de cáñamo, se dibujaban símbolos que son conocidos como pictogramas, luego las cocían al fuego y así garantizaban su duración.