sábado, 27 de junio de 2015

ESTAMBUL, EL PUERTO QUE UNE A ORIENTE CON OCCIDENTE. HOY, YA LOS COLOMBIANOS PUEDEN VISITAR EN VUELO DIRECTO. ES BUENO, BONITO, RARO Y BARATO CONOCER TURQUIA

Resim 155

UNAS HORAS EN ESTAMBUL

En este tercer reportaje de mi viaje a Turquía, permítame compartirle lo que vi y sentí en la ciudad de Estambul, la ciudad más importante de este país pero que no es su capital, pero si el puerto que une las culturas de occidente-la europea- y la cultura oriental-la musulmán-.

observando desde Europa a Asia. Comparando la partida desde Bogotá hasta llegar a Turquía.

Realmente fue muy poco lo que pude conocer de este puerto  ya que solo estuvimos unas cien horas, ya de regreso a Colombia. Llegamos a Estambul en un atardecer, luego de dejar las maletas en el hotel, nos fuimos a caminar por las calles que circundan las orillas del Bósforoi que en ese momento estaban llenas de una delicada luz rojiza que iluminaba los espacios de lo que fue la capital del Imperio romano de oriente, del imperio de Bizancio y del imperio otomano, y sentimos con los miembros de mi familia, de vacaciones por esos lares, el esplendor de un pasado glorioso y visualizamos el futuro de una modernidad caracterizada por la globalización, el ecumenismo y la diversidad cultural.

Es esta ciudad la única en el mundo que se asienta sobre dos continentes: Europa y Asia convirtiéndose por su ubicación en zona de gran importancia geopolítica para los dos continentes, y por ende, se ha visto, a través de la historia bajo los intereses de Estados que desean ejercer influencias sobre dichos continentes.

Esta ciudad en sus primeros años llevó el nombre de su fundador, el emperador Bizancio, luego fue bautizada con el nombre de Constantinopla en honor del emperador Constantino el Grande, y luego de la conquista de los otomanos, se convirtió en Estambul.

Caminando por el Bósforo pudimos deambular por la calle al puerto alinderada por sendas tiendas de artesanías turcas que sirven de paralelos hasta llegar a las aguas del azuloso mar en cuyos tranquilos vaivenes vimos dormir hermosos veleros con diseños de la época de los piratas, y de regreso a la calle por donde discurre el tranvía entramos a la primera mezquita construida antes de Cristo toda levantada en piedra cuya torre se confunde con el faro del mismo puerto, y desde ese lugar contemplamos las murallas de la ciudad, una impenetrable fortificación que se extiende por 7 kilómetros y que data del siglo V, fue considerada por la UNESCO como herencia cultural de la humanidad. En las murallas terrestres hay 46 puertas para comunicarse con la ciudad, pero también hay una muralla marítima de una extensión similar.

Al fondo la Mezquita Azul en Estambul Arte musulman

LA MEZQUITA AZUL

Es la mezquita más grande y fastuosa de la ciudad conocida en ese lugar como la mezquina del sultán Amherst de origen otomano quien asumió el poder a los 14 años y gozó de gran popularidad muriendo a los 28 años días después de inaugurar dicho monumento construido en menos de 14 años. En su construcción se colocaron 21.043 azulejos confeccionados en los talleres del palacio e igual sus alfombras fueron tejidas en los aposentos imperiales.

A ella entramos por una de sus cinco puertas y apreciamos su forma hexagonal con seis columnas de granito y vimos 30 pequeñas cúpulas y es la única de tantas mezquitas en la ciudad que tiene seis minaretesii .

DSCN2433 Alfombras comunes para creyentes en oracion a las afueras de una mesquita.

Se llama mezquita azul por los 20.000 azulejos de color azul vivo y verde de los mosaicos que decoran la parte superior y las cúpulas de la mezquita.

Al estar en ella pudimos apreciar la conexión entre el arte y la religión. En las mezquitas se observa hermosa caligrafía, llamativas artesanías en vidrios, tallas en piedra y en madera en espacios interiores y exteriores y esplendida alfarería; mientras que en la Iglesia cristiana de Constantinopla se aprecia una evolución armónica en la música, las imágenes, la pintura y la escultura.

Dentro de una mezquita

LA CISTERNA DE YEREBATAN

La inclemencia de los fenómenos naturales y los estragos de la guerra, vuelven al hombre recursivo y muy creativo.

Las murallas alrededor de la ciudad se construyeron para proteger a los habitantes de los asedios de los invasores o enemigos, pero como dichas fortificaciones estaban en las playas del mar, las aguas dulces escaseaban dentro de ellas, y había que conducirlas por una distancia de 25 kilómetros, trayecto en el cual, los enemigos envenenaban el agua; entonces los habitantes de Constantinopla construyeron 60 cisternas para guardar el agua y usarla en caso de necesidad.

 la cisterna alineando con las columnas

Estuvimos en la cisterna más grande de Estambul con capacidad para almacenar 80.000 metros cúbicos de agua construida en 532 en pocos meses y que fue usada hasta el siglo XIV y restaurada a mediados del siglo XIX. La cisterna que está al frente del museo Santa Sofía fue construida con diferentes tipos de piedra y de columnas romanas de diferente época. Tiene 336 columnas repartidas en 12 hileras de 28 cada una, situadas a 4 metros unas de otras. Estando en ella y muchos metros debajo de la tierra, se siente la sensación de estar en bosque de columnas con un espejo de agua clara de 10.000 metros cuadrados en el nadan tranquilos peces que se esconden en las bases de dos columnas esculpidas con óvolos clásicos que reposan sobre las misteriosas cabezas de Medusa encontradas en las narraciones de Homero en las epopeyas, La Ilíada y La Odiosea.

DSCN2470 DSCN2507

DSCN2538

EL BAZAR DE LAS ESPECIAS

El comercio es la fuente de crecimiento de las ciudades, regiones y países. Fue precisamente por el comercio que Marco Polo llegó a la India y Cristóbal Colon resultó en América.

Estuvimos en el Mercado Egipcio conocido con ese nombre porque es el lugar donde desde tiempos antiguos se venden especias, las primeras, traídas de Egipto durante el imperio de los otomanos. En este bazar hay unas 97 tiendas o puestos que sirvieron para financiar la construcción de una mezquita. Fue construido en 1660 en forma de cruz invertida y sus cúpulas están cubiertas de plomo y goza de seis puertas que se abren en diferentes posiciones.

En este bazar se puede comprar docenas de especias y todo tipo de hierbas en pequeños paquetes que sustraen los expendedores de grandes sacos en donde reposan ordenadamente como en una composición pictórica multicolor como si hubiesen sido plasmada por magos pintores del collage.

Pero no solo hay oferta de especias, también hay carne de ternera curada con especias, quesos, mermeladas, frutos secos y el delicioso lokum (delicias turcas), esponjas naturales y varios perfumes orientales que se venden en pequeñas botellas.

El haber estado en ese lugar uno se respira atmosferas orientales y apreciar la construcción en sus exteriores lo trasladan a las épocas faraónicas.

 

DSCN2505

DSCN2519

EL GRAN BAZAR

Es uno de los mercados más variados del mundo y es el más grande de Turquía pues ocupa 35 hectáreas, unas ochenta calles y tiene más de cuatro mil tiendas en las que trabajan quince mil personas que entienden cualquier idioma y atienden cada día entre 250.000 y 400.000 personas procedentes de cualquier parte del mundo que acuden a este lugar a comprar o apreciar los trabajos de orfebrería y cobre, las piezas de ónice, los rosarios, disfraces para niños, trajes de bailarina para damas, cajitas de madera, de nácar y de marfil, así como la joyería de bellos diseños.

DSCN2544

DSCN2522

DSCN2529

DSCN2530

 

Al mercado se accede por dieciocho puertas para apreciar mas d 12.700 productos dispuestos ordenadamente que demuestra la organización gremial de los dueños y facilita la oferta a los clientes.

En la época de los otomanos, el gran bazar funcionó como bolsa y banco. También fue un mercado de esclavos. En el bazar funciona una mezquita, doce capillas, un pozo y seis fuentes. Es una ciudad dentro de otra, pero ésta dedicada al comercio. Es en este lugar donde los turcos compran los samovares que son cafeteras para preparar el té y los narguiles o pipas de agua muy comunes en los turcos de todas las clases.

DSCN2545

El Bósforo es un estrecho (también conocido como estrecho de Estambul), que separa la parte europea [englobada durante el Imperio Otomano en la provincia europea de Rumelia (turco: Rumeli)] de la parte asiática (turco: Anadolu) de Turquía; divide en dos partes la ciudad de Estambul y conecta el mar de Mármara (turco: Mármara Denizi, griego: Θάλασσα του Μαρμαρά) con el mar Negro (turco: Karadeniz, griego: Μαύρη Θάλασσα). Tiene una longitud de 30 kilómetros, con una anchura máxima de 3 700 m en la entrada del mar Negro, y una anchura mínima de 750 entre Anadoluhisarı y Rumelihisarı (castillos otomanos que se alzan en las colinas de su ribera). Su profundidad varía entre 36 y 124 m. Las orillas del estrecho están densamente pobladas ya que la ciudad de Estambul (con una población de al menos 11 millones de habitantes) se asienta entre este estrecho que divide Europa de Asia. ii

El alminar o minarete es el nombre con el que se conocen las torres de las mezquitas. Su principal cometido es, por tanto, facilitar que la máxima cantidad de gente posible oiga cada una de las cinco llamadas diarias a la oración. Para ello suele tener en su parte más alta un balcón que lo rodea, desde el cual el muecín o almuédano realizaba tradicionalmente la llamada a la oración mediante la voz. En la actualidad, el almuédano ha sido sustituido con frecuencia por un megáfono.

REGISTRO FOTOGRAFICO

Contenplando la majestuosidad del hombre en honor a Dios.

Posando desde un ángulo de la mezquita Azul en la legendaria Estambul.

 

Vista interior de la mezquita azul. En primer plano los espacios para colocar los zapatos antes de ingresar a la zona sagrada de la mezquita a donde acceden solo los varones, pues la mujeres solo tienen ingresar a la zona que esta detrás de los canceles de madera que linda con las puertas de centro religioso. La mujer es en la cultura musulman, uno objeto considerado desde la religión como ser impuro.

Devotos en la mezquita azul

Interior de la mezquita azul. Obsérvese el piso está cubierto por hermosa alfombra turca diseñada con cuadrados y círculos, figuras armónicas consideradas por los mahometanos símbolos espirituales. Observe las paredes recubiertas de azulejos azules y verdosos, las lámparas que escurren sobre las humanidades de los creyentes que oran hacia el tablero ubicado para señalar la orientación de la Meca. Aprecie los ventanales que juegan con el diseño y crean un ambiente a cielo abierto. (Foto de Cristian Torres, abril/2012).

Arcos y decoracion musulmana

Aprecie los epifrafes con frases tomados del Corán con letras doradas sobre un intenso verde. Aprecie una de las cúpulas cubiertas de hermosas decoraciones geométricas concéntricas haciendo unidad con la misma cúpula soportada de columnas igualmente expectaculares. (Foto de Cristian Torres, abril/2012).

DSCN2558

Protegidos por hermosas alfombras verdes con motivos diferentes están los sarcófagos donde están los restos de los últimos 109 sultanes que ha tenido Estambul. Los depósitos mortuorios tienen el mismo diseño de antaño y el sitio es lugar de visita en los creyentes, es una mezquita de poca área muy simbólica para los mahometanos turcos.

clip_image012

Detalle del acceso al lugar de predicación de los imanes, varones dedicados a velar por el rigor de las normas y costumbres del creyente en Alá(Dios). (Foto de Nauro Torres, abril212).

Armonia entre cuadrados y curculos, signos de lo espiritual y lo terreno.

Vista lateral de la mezquita azul. Observe la majestuosidad de la construcción con sus cúpulas coronadas por el símbolo musulman, la media luna sobre hasta en oro.

Contemplando a Jesus y Maria en mosaicos orientales de la epoca de Constantinopla.

Imágenes religiosas ortodoxas elaboradas en azulejos de forma cuadrada de la época de Constantinopla. Estan exhibidos en el segundo piso del museo Santa Sofía, piso donde se muestran los vestigios cristianos que testimonian la historia de dos visiones religiosas: en el primer piso es mezquita y el segundo fue basilica.

Cupula mayor del museo Santa Sofia.

Aunque desenfocada, la foto muestra que la Virgen esta en fresco en la cúpula principal del museo Santa Sofía. Parece la imagen de la Virgen del Carmen?. (Foto de Nauro Torres, abril2012).

Bajando a la Cisterna.

Vista desde el acceso a la cisterna, depósito de agua de una extensión de una hectárea usada como reserva en caso de envenenamiento de las fuentes de agua o estar sitiada la ciudad.

alineando con las columnas

Aprecie el monte de columnas rematadas en arcos que soportan el peso de la superficie y que albergaban 80.000 metros cúbicos de agua dulce que discurría 25 kilómetros desde las montañas. (Foto de Mariate, abril2012).

Belleza arquitectonica y belleza en flores

Las zonas verdes que unen la mezquita azul y el museo Santa Sofía están decorados con tulipanes, flor propia de Turquía y no de Holanda como se conoce en el mundo actual. (Foto de Ximena Leon, abril2012).

 

Foto tomada en el acceso a la cisterna. Un recuerdo de haber estado en tierras orientales. (Costo de las fotos en cd, 20 euros).

El escudo del gran bazar

Saliendo por la puerta principal del bazar de las especias. Observe el escudo que data desde su construcción. Hay en este lugar más de 4.000 tiendas visitadas cada mes por mas de 250.000 personas. (Foto de Cristian Torres, abril 2012).

En el caravasar de Estanbul

En una tienda de delicias turcas, son dulces con frutos secos que engolosinan cualquier paladar. Los dulces se compran por kilos o gramos. (foto de Ximena Leon, abril 2012).

Delicias turcas 2

Un muestra de frutas secas. En el recipiente izquierdo hay naranja deshidratada, en el del derecho hay brevas deshidratadas. En el fondo se aprecia dulces con pistachos. El costo del kilo es de $ 40.000. Son un delicioso manjar. (Foto de Nauro Torres, abril 2012).

En el bazar de las especias (2) En el caravasar de Estanbul

En el bazar de las especias posando en una tienda. Observe el mágico colorido de diversos sabores que hacen atractiva y gustosa cualquier comida. Se compran por gramos y su gama supera los 25 productos de origen vegetal. (Foto de Mariate.,abril 2102).

El faro en el bósforo, Estambul.

Faro ubicado en el Bósforo, el puerto turístico de Estambul. Es una reliquia arquitectónica de los primeros años de Constantinopla. En la foto posamos de izquierda a derecha: Maria Teresa Ortiz, Cristian Torres, Nauro Torres y Ximena León. (Foto de Cristian Torres, abril, 2012)

Gonzando el frio y el paisaje

Nuestra primera noche en Estambul. Foto nocturna al frente del museo Santa Sofia. (Foto de Crsitian Torres, abril 2012).

la medussa en la cisterna

La cabeza de medusa sirve de base a varias columnas que soportan la cisterna mas grande de Estambul construida en 532. Esta tallada en marmol blanco. (foto de Nauro Torres, abril 2012).

DSCN2565

Asi se revisten las mujeres cuando entran a una mezquita. En la foto orando ante los sarcófagos de sultanes de los últimos 10 siglos. (Foto de Nauro Torres,abril 2012).

Alfombras comunes para creyentes en oracion a las afueras de una mesquita.

Esta foto fue tomada en las afueras de una mezquita. Los creyentes disponen de alfombras para postrarse a la hora del llamado que sucede por cinco veces en el dia. Aunque esen espacios libres, los mahometanos se quitan los zapatos para orar. (Foto de Nauro Torres, abril 2012).

Dentro de la mezquita del museo Santa Sofia.

En toda mezquita la mujer debe ingresar cubierta en señal de respeto y reverencia. Es una norma que esta en las leyes de mahoma para sus seguidores. (foto de Nauro Torres, abril 2012).

En el gran bazar (3)

Y la foto para mi pequeño Samuel, estoy mostrando la lámpara de Aladino en oferta como tantas otras bellezas artesanales en el gran bazar en Etsambul. (Foto de nauro Torres, abril 2012).

En el tranvia de Estambul

Registro en un recorrido en el Tranvía de Estambul. (Foto de Cristian Torres, abril 2012).

viernes, 19 de junio de 2015

Aspendos, el majestuoso anfiteatro de la antigüedad

 

UNA RELIQUIA DEL SIGLO II EN PLENA ACTIVIDAD MUSICAL TURCA

DSCN1137

 

Turquía- 2012. Rodeando el litoral mediterráneo por la costa suroeste de Turquía bañada por el sol durante 300 días al año , en un ambiente que insta a nadar y a gozar el salaz sol, en una distancia de unos trescientos kilómetros de ida y de retorno por una avenida en proceso de ampliación entre paisajes policromados de verdes del campo y azules del mar, acicalados con aldeas de típicas casas turcas caracterizadas por su luminosidad en todas las habitaciones y espacios interiores rodeadas de espacios libres unas, y otras, con cultivos de hortalizas en invernadero, cruzando por linderos de modernas ciudades turísticas, arribamos a un prehistórico enclave económico y cultural del siglo V a.C., llamado hoy la ciudad de Belkis en la que se yergue como coloso prehistórico el teatro que conserva el nombre de la antigua ciudad helenística y romana, Aspendos.

image

Vista lateral del teatro de Aspendos, uno de los mejores conservados en Europa, levantado totalmente en piedra gris combinada con mármol amarillo y negro bajo la dirección del reconocido arquitecto de la antigüedad, Zenón durante la época del emperador romano Marco Aurelio. (Foto de Nauro Torres, abril 8 de 2012).

DSCN1196

Aspendos fue otra ciudad autónoma que se fundó en la época pre-helenística por colonos originarios de Argos de la antigua Panfilia[1] que actualmente forma parte de la provincia de Antalya, Estado de Turquía. Por su importancia como enclave, fue amurallada desde sus orígenes y floreció desde el siglo IV a.C. y su grado de desarrollo creciente la instó a acuñar su propia moneda de plata en el periodo helenístico cuando las ciudades eran ya autónomas.

Los hallazgos arqueológicos confirman que la Acrópolis de la ciudad fue habitada a finales de la edad de bronce[2] y que con los años, llegó otra oleada de gente durante el sometimiento de Alejandro Magno después del año 334 d.C.

La majestuosidad del teatro, usado por varios siglos como caravasar en la época Selyuquí[3], demuestra su papel globalizador, y por ende, el motivo de su conservación hasta estos tiempos modernos en los que se organizan festivales de música que atrae a miles turistas de todo el mundo que disponen de quince mil asientos para su asombrosa comodidad.

image

El teatro Aspendos como otras reliquias arquitectónicas de la época fue levantado en piedra finamente tallada y cortada a la medida, pues como se aprecia en la foto, las piedras están superpuestas sin pegues de ninguna índole. (Foto de Cristian Torres, abril 8 de 2012).

Este vestigio arquitectónico para la cultura y los negocios fue un encargo del emperador romano Marco Antonio[4] a mediados del siglo II d.C. y jugó un papel protagónico durante el imperio romano.

Estar en el teatro es trasladarse a los tiempos griegos y romanos en los que todo se hacía y construía con despampanante derroche: Estar en él y probar la acústica desde cualquier espacio de la gradería es escuchar el vínculo que desde entonces se daba entre la música y el canto acompañados de la lira[5], legendario instrumento de cuerda que usado por las musas y algunos dioses.

Allí, sentado en la primera fila, me imaginé al renombrado poeta griego Píndaro[6] quien a sus veinte años compuso sus primeras odas a los vencedores de los juegos atléticos y siendo mozo confrontó en un concurso con la poetisa Corina de Tanaga, quien lo derrotó y alguna vez le sugirió “Siembra a manos llenas y no a sacos llenos”.

A Megacles de Atenas, vencedor en la cuadriga[7] le escribió una oda que en sus dos versos finales, canta:

Pero algo me duele:

Que la envidia se vuelva

Contra las obras hermosas.

Se dice la verdad,

Que la floreciente dicha,

Que no cesa,

Trae así al hombre

Lo uno como lo otro.

Pero mi memoria, velozmente se trasladó a la dramática antigua escrita por los griegos y recordé a Esquilo quien escribió la tragedia “Prometeo encadenado” titán que recibió un castigo ejemplar de los dioses por tratar de engañarlos ofrendándoles las peores partes del animal y por entregarle el fuego a los seres humanos sin el consentimiento del dios Zeus atándolo a una roca donde lamentaba su destino, mientras junto con los míos daba gracias al Divino Hacedor por gozar del privilegio de conocer estas tierras que por miles de años florecieron para dar origen a la cultura occidental.

Ascendiendo a la gradería más alta del teatro de Aspendos contagiado por majestuosa belleza ante mis ojos y bajo mis pies me acordé del conflicto que se presenta entre lo divino y lo humano en un destino trágico, como el de Hécuba[8] que trata sobre el dolor de una mujer que se rebela contra su destino, pero a la vez me repuse de mis pensamientos expresados en tantas clases como alumnos he tenido a quienes siempre les he platicado que “es uno el arquitecto de su propio destino”.

Recordé entonces que el carácter filosófico y religioso del teatro griego propio de los clásicos, que en el transcurrir de la influencia romana se fue diluyendo cuando llegó a Roma desembocándose en un teatro de entretenimiento para transformarse posteriormente, en circo, en el famoso circo romano hasta la edad media, y solo en la época del renacimiento el teatro resurgió a la palestra de las letras y artes escénicas.

image

La majestuosidad de esta construcción del siglo II d. C. en la época del imperio romano incita a escuchar entre sus testigos inermes, las voces de los poetas, las tragedias y las comedias de la época floreciente del teatro griego como un medio de interactuación entre la aristocracia los nobles y plebeyos, así como medio para criticar la invasión persa (foto de Cristian Torres, abril 8 de 2012).

Terencio fue un poeta cómico que nación en Cartago donde fue convertido en esclavo y su amo lo llevó a Roma, y allí con su sapiencia lirica y comica, se ganó la libertad. Entre sus frases célebres, resalto las siguientes:

La fortuna ayuda a los valientes.

Las riñas de los amantes renuevan el amor.

Ya no se dice nada que no se haya dicho.

Cuando no se puede lo que se quiere hay que querer lo que se puede.

La sabiduría consiste no sólo en ver lo que tienes ante ti, sino en prever lo que va a venir.
Busca algo que no sepas hacer bien, y no lo hagas.

Nada en demasía.

Cuando no se puede lograr lo que se quiere mejor cambiar de actitud.

No hay nada tan difícil, que buscándolo, no pueda encontrarse.

Hombre soy y nada humano me es ajeno.

image

Embeberse en este colosal teatro antiguo vigente desde principios de la presente era, emplaza a volar en la imaginación, en el espíritu y en la humanidad para contemplar de primera mano, la gloria de las letras clásicas en el florecimiento de la cultura griega y la transición a la cultura latina. (Foto de Nauro Torres, abril 8 de 2012).

image

En los pasillos superiores del teatro de Aspendos, usados en otrora por griegos, persas y romanos, hoy caminan embelesados turistas de todas partes del mundo, y en particular, universitarios turcos que avanzan en grupos por genero. En la foto, y gracias que llevaba puesta la camiseta del equipo nacional donde jugó el arquero Córdoba, los miembros de mi familia que visitamos el teatro, posamos acompañados en este autoretrato.

image

En la foto, un momento de descanso familiar y de reflexión personal dentro de las graderías del teatro. (Foto de Cristian Torres).

image

El ingeniero Cristian I. Torres González, persona egresada de la UIS y con maestría en SAP de la universidad de Sevilla, España, quien en el momento, representa una empresa española en un trabajo con una empresa de energía turca.

image

En medio de dos universitarias turcas, posa la gestora empresarial María teresa de Jesús Ortiz Ordoñez en una de las escaleras del teatro Aspendos. Nótese la forma de vestir de las niñas trucas, su belleza, su sencillez y su amabilidad con los turistas.

image

image

image

 

Las fotografías en un viaje son la evidencia de las formas como el visitante aprecia lo que ve y la forma como lo hace. Aunque son fotos personales, ellas muestran lo egregio del lugar y lo bello de su diseño majestuoso y ante tanta maravilla hay que brincar como las cabras en las montañas escarpadas del Chicamocha, así dejamos la sensación que a pesar de los años, el espacio uno lo asume desde su cosmovisión.

image

La vida feliz

Las cosas que hacen más feliz la vida,

Gratísimo Marcial, son éstas:

una hacienda conseguida sin esfuerzo,

heredada;

un campo agradecido;

un fuego permanente encendido;

nunca un pleito;

la toga en pocas ocasiones;

el espíritu tranquilo;

voluntad de hombre libre;

cuerpo sano;

sencillez prudente y amigos sencillos;

convites fáciles y una mesa simple;

una noche no ebria y libre de cuidados;

un lecho no triste y sin embargo casto;

un sueño que haga breve las tinieblas;

querer ser lo que eres;

y no preferir ser otro;

no temer al último día

ni desearlo.

El epigrama anterior forma parte de la obra completa del poeta Marco Valerio Marcial, fue un compositor latino que procedía de Bílbilis (Calatayud), en la Hispania Tarraconense. Alrededor del año 64 d. C. marchó a Roma para terminar sus estudios jurídicos con la protección de Séneca, pero la caída en desgracia de éste y su suicidio le dejaron desamparado y su pobreza le obligó a sobrevivir de forma bohemia e itinerante como cliente de diversos patronos la mayor parte de los 35 años que pasó allí. Se ganó sin embargo la amistad de los mayores escritores de ese tiempo, Plinio el Joven, Silio Itálico, el también satírico Juvenal y el gran rétor Marco Fabio Quintiliano, que también era hispanorromano.

Finalizo esta quinta entrega de mis crónicas por tierras turcas, aclarando al lector que soy simplemente una persona amante de lo que hace. Escribir es un placer, así no lo haga bien; pero cuando la intención es llegar con información contextualizada a los alumnos, acudo a las fuentes de autoridad para dar solidez a lo expresado como una técnica para hacer textos expositivos o argumentativos y dejar en cada lector las oportunidades de hacer sus propias inferencias.

San Gil, mayo 8 de 2012.


 
NOTAS ACLARATORIAS

[1] Panfilia o Pamphylia (del griego: todas las razas), era una antigua región geográfica, convertida en provincia romana en el año133 a. C. Estaba ubicada en la costa sur de la península de Anatolia o Asia Menor, rodeada por Lycia al oeste, Cilicia al este, elMar Mediterráneo y los Montes Tauros, que la separaban de Pisidia, en la provincia romana de Galatia. Corresponde a la moderna provincia de Antalya, en Turquía.

[2] La tecnología relacionada con el bronce fue desarrollada en el Próximo Oriente a finales del IV milenio a.C.,2 fechándose en Asia Menor antes del 3000 a. C.; en la antigua Grecia se comenzó a utilizar a mediados del III milenio a. C.; en Asia Central el bronce se conocía alrededor del 2000 a. C., en Afganistán, Turkmenistán e Irán, aunque en China no comenzó a usarse hasta 1800 a. C., adoptándolo la dinastía Shang.

[3] Los selyúcidas, selchucos o selyuquíes fueron una dinastía turca oğuz que reinó en los actuales Irán e Irak, así como en Asia menor entre mediados del siglo XI y finales del siglo XIII. Llegaron a Anatolia procedentes del Asia Central a finales del siglo X, causando estragos en las provincias bizantinas y árabes, que acabaron con el Califato Abbasí y debilitaron considerablemente al Imperio bizantino con su empuje religioso hacia Occidente.

[4] Marco Antonio (83 a.D). Fue un importante colaborador de Julio César durante la Guerra de las Galias y la Guerra Civil. Gobernó Italia con escaso acierto durante la ausencia de César en 47 a. C., y fue postergado hasta su nombramiento como magister equitum y cónsul, junto con el propio dictador, para el año 44 a. C., en que se produciría su asesinato. Tras producirse éste, Antonio pactó hábilmente con los proclamados Libertadores, que serían amnistiados a cambio de confirmar los acta Caesaris, es decir, la legislación promulgada y los magistrados nombrados por Julio César. Convertido así en el hombre fuerte de la República, se hizo con el tesoro y los papeles de César, y casi de inmediato lanzó al pueblo romano contra los asesinos del dictador, buscando monopolizar el poder

[5] La lira es un instrumento musical que, como el arpa, se tocaba con las dos manos. En manos de David, el rey poeta y sabio, la lira evoca la unión con la divinidad y la religión. El rey David tocaba la lira para tranquilizar a Saúl.

Los instrumentos descendientes de la lira son la cítara, la guitarra y el laúd, que continúan la tradición de la lira hasta nuestros días como los instrumentos del poeta y el trovador. Dyehuty es el dios de la sabiduría, la escritura, la música y de la Luna, en la mitología egipcia. Estaba relacionado con la música como inventor de la lira.

[6] Píndaro, (Cinoscéfalos, actual Grecia, 518 a.C.-Argos?, id., 438 a.C.) Poeta lírico griego. De su extensa producción se han conservado 45 odas triunfales o epinicios, divididos en cuatro libros (Olímpicas, Píticas, Nemeas e Ístmicas), que constituyen una de las mejores muestras de lírica coral griega. Fue uno de los poetas griegos más famosos, como lo demuestra el interés que ya en la Antigüedad tardía despertó su figura, siendo objeto de seis de las Vidas que escribió Plutarco, en las que los datos creíbles se mezclan con significativas leyendas, como la que cuenta que, siendo niño, las abejas bañaban sus labios en miel mientras soñaba.

[7] La cuadriga (del latín, quadri-, cuatro, y jungere, uncir, unir mediante una yunta) (quadriga), en tiempos del Imperio romano, era un tipo de carro tirado por cuatro caballos en línea. El vehículo fue utilizado por los generales cuando entraban triunfalmente en las ciudades. Su variante con dos caballos, usada ya desde tiempos griegos y anteriores, se denominaba biga.

[8] En la mitología griega Hécuba es la segunda esposa de Príamo, rey de Troya y uno de los personajes de la Ilíada. Se trata de la hija de Dimas, rey de Frigia, según esta obra, aunque también se la ha considerado hija de Sangarios y de la ninfa Evagora.

Hécuba tuvo de Príamo una abundante descendencia que según las fuentes va desde los 14 hijos que le da Apolodoro a los 50 que propone Eurípides, pasando por los 19 de la tradición más extendida. De sus hijos los más famosos son Héctor, Paris, Casandra, Héleno, Políxena y Troilo.